Mar
30

Steve Cullen no necesita mucha presentación, ya que ha sido socio de Marbella Golf CC desde 2013. Muy pronto después de hacerse socio del club, se involucró en el Comité de Socios, sirvió como Capitán del club del 2016 al 2018 y es actualmente Vice Capitán y Secretario del comité. Con todo el país en Estado de Alarma y el club de golf cerrado al menos durante 4 semanas debido a la emergencia por el virus Covid-19, todos los socios están confinados en sus casas sin poder jugar al golf ni socializar, pensábamos que un buen momento hacerle algunas preguntas a Steve – de forma remota por supuesto – y compartir sus pensamientos.

¿Cuánto tiempo habéis estado jugando al golf tu mujer Anita y tú?

Steve: Yo comencé a jugar a mitad de mi adolescencia. Jugaba mucho al fútbol por aquel de entonces y solo jugaba al golf cuando no podía jugar al fútbol – así que mayormente durante las vacaciones escolares. No recibí ningunas clases, pero leí el libro famoso de Ben Hogan llamado “5 Clases: Los fundamentos modernos de golf” – todavía uno de los mejores manuales de introducción al golf – y de allí aprendí, como hacer el swing del golpe razonablemente bien, o ¡al menos eso pensaba (equivocadamente)!

A los 17 años tuve que concentrarme a mis estudios para entrar en la Universidad y una vez en la Universidad no tenía ningún amigo que jugara al golf – y tampoco me lo podía permitir. Así, que desde entonces y hasta que tuve 36 años, no jugué nada al golf.

Eso me trae a como conocí a Anita. Nos vimos por primera vez en un Seminario de la Cámara de Comercio Europea un par de meses después de que yo llegara a Taiwán. Mientras que charlábamos, me preguntó si yo jugaba al golf. Le conté que me encantaba el juego pero apenas había jugado en 20 años; y también que me encantase volver a jugar pero aparte de tener muy poco tiempo, me habían comentado que era muy difícil conseguir una hora de salida en cualquier campo de golf los fines de semana -y que era muy caro.

Anita me contó que había estado jugando al golf durante los 8 años anteriores y que, si yo quería jugar, ella tenía contactos que pudieran conseguirme una hora de salida un sábado. Anita cuenta la historia completa mejor pero lo importante es que nuestra primera cita fue en el campo de golf Kuo Hua, justo fuera de la ciudad de Taipei.

Me acuerdo como si fuera ayer la maravillosa sensación de andar hacia abajo la calle del primer hoyo y a medida que la partida avanzaba, me pregunté porque había dejado este juego durante 20 años. Cuando terminamos la vuelta, volvimos a la ciudad y directamente a una tienda de golf donde compré un juego nuevo de palos y he jugado regularmente desde entonces. Y, claro que sí, 2 años después de ese día en Kuo Hua, nos casamos con Anita.

¿Por qué os hicisteis socios de Marbella Golf CC?

Steve: Antes de que nos mudáramos a España, vinimos aquí por vacaciones 5 años seguidos. Después de nuestra primera visita, decidimos que Marbella sería el sitio ideal para retirarnos; un clima envidiable, golf durante todo el año y, después de más de 20 años en Asia, no estaría tan lejos de mi familia. Durante esas vacaciones, jugamos en muchos campos de golf en la Costa del Sol, buscando por el correcto para hacernos socios cuando nos mudáramos. Había algunos campos de golf entre los cuales nos decidimos, pero al final por la combinación del reto interesante del campo, la Casa Club, las instalaciones, el servicio y las vistas espectaculares hizo que MGCC comenzara a ser nuestra opción favorita. Visitamos MGCC varias veces y pasábamos más tiempo en la Casa Club. Pudimos comprobar que había un espíritu bueno y una sensación de diversión entre los socios en la terraza. Eso nos hizo decidir.

¿Cuál es tu formato de juego preferido en las competiciones?

Steve: Me gustan todos los formatos diferentes, pero me encanta Stroke Play. Creo que es la prueba más real entre el jugador y el campo de golf; requiere de una concentración total desde el comienzo hasta el final ya que cada golpe cuenta. Otro formato que también me gusta mucho es “Match play”, cuando juegas contra tu oponente tanto, o quizá más, que contra el campo de golf.

¿Cuál es el mejor campo en el que has jugador?

Steve: Eso es una pregunta difícil, casi como preguntarme por mi canción favorita. Hay demasiados que son tan buenos, que es imposible decir cuál es el mejor, y por supuesto, hay muchos campos de golf increíbles que no he tenido oportunidad de jugar. De los campos de golf conocidos que he jugado, diría que Royal Birkdale y Valderrama son los 2 mejores. Igual que una pequeña joya de campo llamado St. Enedoc en Cornwall.

También añadiría que Indonesia es uno de los secretos mejor guardados en el mundo del golf. Hay al menos 10 campos solo en la zona de Jakarta que yo llamaría de clase mundial y algunos campos de golf preciosos en otras partes del país, particularmente Nirwana en Bali y Ria Bintan en la isla de Bintan. Son espectaculares – les sugiero que los busquen en internet y verán lo que quiero decir.

Hay muchos campos que me gustaría poder jugar, pero, como muchos golfistas, solo puedo soñar con poder jugar en el Augusta National.

¿Quién es tu jugador de golf favorito?

Steve: Esta pregunta es casi tan difícil como la anterior. Puedo decir mis 3 jugadores favoritos: Arnie Palmer, Seve Ballesteros y Tiger Woods. Aparte de ser jugadores brillantes y con talento natural, todos ellos han emocionado jugadores alrededor del mundo y han hecho que el juego de golf fuera más popular que sin ellos.

¿Qué es lo más gracioso que te ha pasado en un campo de golf?

Steve: ¿Quieres decir aparte de ver a “Sloop” (John Bryan) y Bruce Hurley conducir un buggy de golf? ¿Cuánto tiempo tengo para responder? Con todos los diferentes caracteres que tenemos en MGCC, cada vuelta de golf tiene momentos divertidos. Chistes, comentarios sarcásticos y bromas siempre están allí. Y todo se dice y se recibe con buen humor. Momentos únicos y sencillos han resultado en un interminable intercambio de frases entre nuestros socios, pero no voy a avergonzar a nadie diciendo sus nombres y los incidentes. La mayoría de nosotros sabemos quienes son de todas formas.

Si hubiera heredado el sentido del humor de mi madre – es raro pero ella no puede dejar de reírse de la desgracia de otros – los momentos más graciosos habrían sido cuando me golpeara en la cara el golpe desde el tee de Jess Meakin o que me golpeara en la cabeza la bola de Ray Norris de un golpe con el wedge, o ver a Paul Dunford y Lee Twyman saltar de un buggy justo antes de se cayera hacia atrás, sin control, del camino de buggies por un desnivel importante a unos arbustos. Siempre y cuando los momentos así no hayan tenido consecuencias graves, supongo que han terminado siendo graciosos.

Pero lo más gracioso que me ha pasado en MGCC fue durante una competición cualificable y estábamos a punto de golpear desde el tee del hoyo 6. El bolero ocasional (el que no está bien visto en el campo) había colocado sus bolsas de bolas justo a la derecha de los tees del día. Sin embargo, nosotros jugábamos de las placas de competición, de más atrás. El bolero estaba de pie cuando uno de nuestros socios (no diré su nombre) se aproximó a jugar y golpeó la bola con la cara inferior de su palo. La bola salió disparada solo un par de centímetros del suelo e impactó de pleno en las bolsas de bolas, haciendo que unas 40 bolas se dispersaran en todas las direcciones, pero en su mayoría hacia el tee de señoras y algunos, por supuesto, en los arbustos. A nuestro compañero de juego no le hizo ninguna gracia y ya que somos unos tíos tan empáticos, esto hizo que fuera incluso más gracioso. Pero aún más gracioso fue darse cuenta que en una zona de unos 100 metros cuadrados donde se habían dispersado las bolas estaba también la bola de nuestro compañero. La frenética búsqueda de la bola se hizo en medio de risas sofocadas – y no tuvo éxito.

¿Qué mensaje le darías a cualquier persona pensando en jugar en Marbella Golf CC?

Para aquellos que solo vienen a una visita ocasional, les diría que los primeros 9 hoyos pueden machacar tu puntuación si no juegas con cuidado. Muchos jugadores tendrían una puntuación mejor, si dejaran su driver en la bolsa y solo se concentraran en la posición del tee. Una gestión buena del campo puede hacer una gran diferencia y puntuar bien les permitirá disfrutar de las vistas preciosas desde los puntos altos del campo de golf. Los segundos 9 hoyos son más “lo que ves y lo que tienes” pero intentar mantener la bola en la calle es mejor que golpear largo todo el tiempo.

También, a parte de desearles que tenga una buena vuelta, les pediría que amablemente observaran las reglas de juego y de etiqueta y trataran el campo de golf como si fuera el suyo.

Lamentablemente algunos jugadores conducen sus buggies a donde les plazca, incluso encima de los tees y de los delantales de los greenes. Otros no respetan el ritmo de juego, no rastrillan los bunkers o no reparan las chuletas ni los piques.

A aquellos que consideran hacerse socios del club, les diría lo mismo, pero les recomendara que pasaran algo de tiempo en la terraza del restaurante una tarde de lunes, miércoles o viernes y pedir si pueden probar a participar en una competición de socios. Esto les daría una sensación del club y estoy seguro que la mayoría vería – igual que Anita y yo vimos hace más de 10 años – que tenemos un grupo de socios que saben cómo pasárselo bien juntos.

 

 

 

Encuéntranos

info@marbellagolf.com - +34 952 83 05 00

Utilizamos cookies propias para el correcto funcionamiento de la página web y de todos sus servicios, y de terceros para analizar el tráfico en nuestra página web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información

Utilizamos cookies para el correcto funcionamiento de la página web . Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Saber más

Acepto